En nuestra de tienda de informática y reparación de equipos electrónicos en Menorca, tenemos clientes que nos piden ayuda con los móviles de sus hijos, en este artículo te contaremos nuestra opinión acerca de este tema. Prohibir el uso de la tecnología a los niños no parece una decisión muy inteligente hoy en día. En lo que respecta a los móviles, es aún más cuesta arriba. Además, no negamos que las ventajas pueden superar las desventajas. Creando estrategias para el control en el uso, los niños pueden sacarle mucho provecho a sus móviles.

Veamos, a continuación, algunas estrategias que sin duda os quitará unos cuantos dolores de cabeza:

  1. Comunícate con tus hijos y créales compromiso

En este tipo de temas la comunicación es lo primordial. Es importante no imponer normas, especialmente si se trata de pre adolescentes, sino negociarlas desde el equilibrio y el respeto. Puedes crear un documento escrito donde se asienten estas reglas y que tu hijo lo firme. Se puede elaborar una especie de “Decálogo del buen uso del móvil” y, al hacerlo firmar, le crea un compromiso ante su cumplimiento.

  1. Nada de móvil en la escuela

A ver, no te alarmes, pero siendo objetivos todas las escuelas deben tener acceso a telefonía, ya sea fija o móvil. En caso de emergencia, no faltará quien se comunique con los padres del niño involucrado. Lamentablemente, muchas situaciones indeseables se han generado en las escuelas por el uso nada correcto del móvil. No querrás que tu hijo caiga en eso o, por lo menos, no con su propio teléfono. Lo que se pueda evitar, pues se evita.

  1. Establece horarios

Los horarios son obligatorios, aunque se podrían negociar. Lo cierto es que hay momentos que estarán completamente restringidos, como la hora de dormir. Para ello deberás ser firme y establecer supervisión para que se cumplan. Puedes destinar una caja donde todos depositen el móvil antes de ir a la cama. Si quieres estar seguro de que el niño no salga en plena noche de su dormitorio a buscar su móvil, la caja puede estar en tu habitación.

  1. Restringe ciertas funciones en el sistema operativo

Tanto el sistema Android como el iOS cuentan con el modo de control parental, donde se restringen ciertas funcionalidades en aplicaciones y también de navegación. Son fáciles de activar y brindan mucha tranquilidad a los padres. Acciones como el bloqueo de compras y de ingreso a ciertos sitios web pueden hacerte suspirar de alivio.

  1. Convierte el móvil en una fuente del saber

En vez de pensar siempre de forma negativa acerca del móvil, sácale provecho. Descarga aplicaciones interactivas y educativas donde tus hijos aprendan idiomas, ciencias, gramática, arte y muchos otros tópicos. También pueden buscar juntos herramientas de investigación que sean de gran ayuda para los deberes de tu hijo. Haz que el móvil se convierta en su aliado y no en su objeto prohibido.

  1. Utiliza aplicaciones para controlar el uso

Actualmente, hay cientos de aplicaciones móviles que sirven a los padres para mantener vigilada la actividad de sus hijos en el móvil. Desde GPS que lo ubican donde quiera que esté, hasta monitorear su actividad en redes sociales. Algunas que podemos recomendarte son: Screentime, MamaBear, Qustodio, Kid’s Shell y Norton Family.

Ya lo sabes, el móvil no tiene por qué ser un motivo de conflicto familiar, sino una oportunidad más para educar a tus hijos desde el hogar. Conviértelo en el aliado perfecto, en la época perfecta. Estamos a la orden en Menorca Informática, si necesitas una reparación de tu móvil, visita nuestra tienda.