Cuando el teléfono entra en contacto con el agua, la sensación de pánico experimentada solo se asemeja a las películas de terror de Hitchcock. Es de los sucesos más estresantes que podemos vivir con nuestro teléfono móvil. Sin duda, agua + electrónico no es una buena combinación por dos sencillas razones: Los cortocircuitos o la corrosión que puede provocar. Pero en estos casos, nuestra recomendación es que intentes relajarte y actuar con rapidez, pues hay muchas probabilidades de que el teléfono sobreviva.

Siempre puedes contar con nuestro servicio de reparar móvil, pantalla y demás componentes, en nuestra tienda de reparación de moviles en Menorca. Pero, para que estés preparado, de llegar a ocurrir una inmersión del móvil en el agua, te hemos traído los pasos a seguir.

  1. Sácalo del agua lo más pronto posible. No, no es chiste. Aunque parezca obvio, muchas personas por perder el control o quedarse pasmadas viendo la escena no actúan con la rapidez que el caso requiere. Así que reacciona veloz y sácalo, pues mientras menos tiempo haya estado en contacto con el agua, menos oportunidad de que esta penetre profundamente.

  2. Apágalo. Luego tendrás que apagarlo, en caso de que esté encendido. Esto evitará un posible cortocircuito. Recuerda que estamos hablando de un dispositivo que trabaja con electricidad y el agua no es precisamente su mejor amiga, todo lo contrario.

  3. Extrae la batería, la tarjeta SIM y todos los accesorios. Este paso es sumamente importante, especialmente, el de sacar la batería por lo del cortocircuito y, bueno, tampoco quieres perder la información de tu tarjeta SIM.

  4. Sécalo. Aquí es donde viene la parte controversial y también donde los mitos no se hacen esperar. Lo común es que las personas tomen un secador de pelo a toda potencia e intenten secar el teléfono con calor. Esto no es recomendable, en lo absoluto. El calor puede fundir las piezas metálicas y plásticas de tu móvil, además los circuitos electrónicos funcionan mejor mientras más fríos estén. 
  • Secar con papel absorbente. Como el de las servilletas. Este te servirá para secarlo más superficialmente y es más efectivo que las toallas o el papel normal. De hecho, estas dos últimas opciones no se recomiendan porque más bien pueden hacer el efecto de arrastre del agua y penetrar aún más.

Recuerda que los métodos mencionados funcionarán mejor cuanto menos profundidad haya alcanzado el agua. Te deseamos suerte en la aventura de intentarlo y recuerda, podemos ayudarte en nuestra tienda de informática en Menorca a arreglar tu móvil, luego de haber seguido los pasos que te recomendamos.